Flor Correa Deza: “El Estado debe estar para redistribuir porque los mercados no se autoregulan”

La economista tucumana  reflexiona en esta nota sobre la política del gobierno de Macri de contener al dólar para llegar a las elecciones. Y sobre la implicancia de tener una matriz productiva basada en la exportación de materia prima, el ancla histórica de una Argentina que ha profundizado la brecha de desigualdad en los últimos 3 años y medio. 

¿Por qué es importante explicar los conceptos y problemáticas de la economía?

Hacer pedagogía en estas cosas cuando no se conocen bien o tenemos ideas erróneas está buenísimo porque no es lo mismo usar una palabra o la otra. La economía es lo que nos pasa todos los días: ir al súper, llevar la plata al banco, cobrar el sueldo…no entender economía es un problema. Un economista decía que cuando al economista no lo entendés lo más probable es que te esté tratando de timar…es un error de la disciplina no hacer esfuerzo porque la gente entienda

¿Por qué se esfuerza el gobierno nacional por contener el dólar? No hay grandes novedades en la cotización desde hace un tiempito…

Si el gobierno pretende tener chances de llegar a repetir mandato la economía tiene que andar bien y lo que pasó los 3 primeros meses del año es que la economía no estaba dando indicios de cambios con respecto a 2018. Es vital para el gobierno que la economía se tranquilice. Y dadas las variables económicas, dado el tipo de política económica que está llevando adelante la tranquilidad de la economía tiene su foco en el dólar.

El no incremento grande del precio del dólar ¿es realmente tranquilidad de la economía? ¿Tranquilidad para quienes?

Transmite tranquilidad. Eso es un fenómeno que no se puede discutir porque que el dólar no se esté moviendo hace que la inflación no se esté moviendo. Le da una suerte de certidumbre.

¿A quién le da tranquilidad? En principio a los dos sectores que el gobierno a los que quiere llevarles tranquilidad: los inversores, el “mundo”, como ellos dicen; pero al consumidor también la da la tranquilidad de que sin incremento del dólar y la inflación en el supermercado las cosas van a andar más o menos bien…el consumidor, el votante tiene que estar tranquilo en ese sentido y el gobierno les tiene que llevar tranquilidad; si ellos están mirando los posibles resultados electorales tienen que tener la gente contenta.

¿En todos los países se traslada el dólar a la inflación de la misma manera? ¿De qué se tratan los mecanismos para contener el precio del dólar?

Tiene que ver con las características culturales de nuestra gente, y  con una historia económica signada por la inflación, episodios de hiperinflación que generan conductas de los individuos que a su vez hacen que la transmisión del incremento del dólar a la inflación se dé rápidamente.

Además tenemos otro componente fundamental al que no siempre se lo define o caracteriza y es que  tenemos un sector exportador que produce lo que comemos. Entonces necesariamente cuando ese sector exportador está bien nuestros alimentos se encarecen, entonces que haya intentos desde el gobierno que maneje el tipo de cambio para alentar el sector exportador sin mecanismos para separar el mercado interno de esos bienes es casi 1 a 1 el traspaso del precio del dólar a la inflación.

Tenemos un problema de matriz productiva..

Sí. Cuando lo que exportamos tiene un precio alto afuera, el exportador quiere el mismo precio adentro y ahí se encarece todo.

Por eso necesitamos mecanismos de control de precios…

Una estrategia son los controles de precios, otra las retenciones  a las exportaciones, que son una herramienta clásica para desvincular el precio internacional del precio interno. Hoy las retenciones no están operando como deberían.

¿Podrían funcionar mecanismos como una junta de granos o comprarles al productores desde el estado?

Cualquier política que pueda desvincular estas dos evoluciones es útil en esta matriz exportadora de alimentos. El ejemplo es el gobierno de Perón en la década de 40. El IAPI fue un ejemplo de buscar garantizar precios internos que sean accesibles sin dejar de garantizar la ganancia a los exportadores. Lo que haces es garantizar una ganancia pero no la extraordinaria que es la que sucede cuando se dispara el precio internacionales; es decirle “vas a ganar según costos y según la rentabilidad normal de la actividad”

Los costos son en pesos y la venta en dólares…

Efectivamente. Ahí se producen ganancias extraordinarias. Estos mecanismos buscan garantizar precios accesibles para la canasta básica, y por otro lado tienen este costado de mecanismos redistributivo porque básicamente lo que hacen es sacarles  a los que mas tienen par distribuirles a los que menos tienen. Existe en todos los países del mundo.

Aquí se lo interpretó y mediatizó como “sacarles a los “trabajaban” para darles a los “que no producen”

Tenemos un preconcepto respecto de la necesidad de menos impuestos y de impuestos más progresivos.. tiene que ver con una idea de retirada del Estado. Cuando ponen en duda el impuesto ponen en duda la legitimidad del Estado para hacer algo con esos impuestos. Están surgiendo esos movimientos “libertarios” de “nada de impuestos” tipo Espert. Todo eso tiene que ver con la discusión sobre la necesidad de más o menos Estado, y el Estado debe estar para redistribuir. Ya está recontra probado que los mercados no se autoregulan.  La desigualdad es inherente al sistema capitalista y debe haber mecanismos para equiparar.

Los discursos son muy contradictorios con las prácticas. Nos dicen que debemos ser como ciertos países, pero en los países desarrollados hay políticas proteccionistas mas que librecambistas…

Hay varias alternativas. Es cierto. Hay ejercicios muy claros. Si hubo un país proteccionista en el mundo durante todo el siglo XX fue Estados Unidos. Los logros en términos industriales que tuvieron tuvieron que ver con haber podido proteger sus industrias hasta que fueron sólidas para salir a competir. EE.UU. sistemáticamente protege su sector agrícola, por eso para Argentina es difícil entrar al mercado norteamericano. Y en cuanto al acuerdo anunciado entre el Mercosur y la Unión Europea, por ejemplo, Francia está seriamente preocupada porque tienen un sector agropecuario del tipo nuestro y un acuerdo así los puede perjudicar porque son menos productivos que nosotros.

Una medida como las retenciones de la resolución 125 estuvo a punto de costarle el gobierno a Cristina Fernández.

Partimos de la base en Argentina de una sociedad extremadamente fragmentada y con un sector agrícola ganadero históricamente enquistado en el poder económico y político. La dinámica de estos sectores hegemónicos en el poder es generar instituciones que les desnivelan la cancha, funcionales a sus intereses. Si nosotros no generamos instituciones que puedan redistribuir el poder económico y político hacia otro sector que no sea el sector agrícola vamos a estar condenadas a la dinámica de este sector que no exporta valor agregado, no genera trabajo. Basta de pensar que realmente la Argentina puede crecer de la mano de ese sector.

¿Cuál sería la alternativa?

Ya hay demasiados ejercicios en el mundo en los que se pudo hacer cambios de matriz productiva…no necesariamente hacia la siderurgia y metalúrgica y petroquímica, lo clásico, hoy la política industrial va hacia los sectores delo tecnológicos, los servicios, el conocimiento. Miremos los países asiáticos que han crecido de la mano de la tecnología, chips, producción de conocimiento, turismo.

¿Cómo incide en todo esto la deuda? Este gobierno se ha endeudado con un discurso que venía a estabilizarnos para crecer

Si uno lee un poco cómo está mostrando este gobierno en qué está usando el endeudamiento, lo escuchamos al presidente hablando de obras que no se ven, el crecimiento invisible…en principio ellos tiene este relato. Lo real es que mucho de lo que se endeudó se usó para mantener el dólar. Básicamente lo que tenemos es endeudamiento que mantiene el tipo de cambio y pagar intereses de las letras que ellos mismos imprimieron para tratar de contener el consumo y bajar la inflación. Contuvieron el consumo pero no bajaron la inflación. El endeudamiento ha sido usado para derivar  al sistema financiero y la verdad que si esto es así y cambia el gobierno esto va a saltar a la vista. Si no cambia va a seguir esta lógica. Uno lo que esta viendo es una práctica como lo que fue en la dictadura el plan Martínez de Hoz; la idea de endeudar un país para derivar al sistema financiero donde ganan unos pocos. Quedamos con problemas de largo plazo todos los argentinos.

Alberto Fernández dijo que va a haber que pagar la deuda. El pondera en su campaña haber participado en la renegociación junto a Néstor Kirchner. ¿Cómo ves el escenario actual con respecto al de ese momento?

Ha sido un antes y un después en relación al endeudamiento a partir del gobierno de Néstor. En las décadas del 70, 80 y 90 tuvimos un país que se endeudaba sistemáticamente para un fin que no era poner en marcha el aparto productivo. Vino el colapso del 2001 y con Néstor Kirchner la lógica del endeudamiento cambió. Esto se lo ve en dos cuestiones fundamentales. Uno, en las renegociaciones con acreedores y los 2do. con su punto más álgido con el pago al FMI que más que en términos económicos ha sido significativo en términos simbólicos. Lo que está planteando Fernández es una lógica: la deuda existe y hay que honrar los compromisos, pero tiene que haber una renegociación porque la Argentina no tiene capacidad para pagar en los términos en los que hoy está planteado el préstamo del FMI;  creo que la disyuntiva que se plantea tiene que ver con la que se le planteó también a Néstor y es “déjennos crecer para poder pagar”. Ahí el desafío para Fernández si llega a la presidencia es primero lograr las renegociaciones, es decir que nos den respiro y después que nos dejen poner a crecer este país.

A nosotros la crisis del 2001 nos ha llevado 4 o 5 años para empezar a ver crecimiento. Al FMI el pago es en 2006. Néstor asume en 2003 y al cabo de 3 años recién puede pagar. Esta es otra cuestión: independientemente de lo que pase en octubre, no es que ene enero vamos a estar bien.

También es un contexto regional distintos…aislados…con gobiernos de tinte derechistas

El contexto de Néstor era más propicio. Los socios estaban en la misma lógica. Hoy pensar en un gobierno de Fernández Fernández con Bolsonaro al lado se hace cuesta arriba; las políticas no van a  poder coordinarse como en ese contexto. Y nosotros como economía chica del Mercosur necesitamos del acompañamiento de los vecinos. Es un escenario adverso.

¿Cómo ves a Tucumán en ese contexto?

Para mí Tucumán está tratando de pasar el invierno…aguantar dignamente. Lo está haciendo bastante bien. No es menor en un escenario nacional de recortes, de reducción del salario real, que durante 3 años seguidos haya podido mantener salarios al día y a garantizar cláusula gatillo.  Si hablamos de gestión esto no es menor en un contexto nacional. Sabemos cómo es la dinámica cuando el color político provincial es distinto los recursos se cortan; se menguó la obra pública…

Y hay otro elemento de este gobierno provincial que me parece interesante y es el ímpetu del gobernador en tratar de abrir espacios de exportación para productos tucumanos. De alguna manera posiciona a la provincia donde lo tiene que hacer que es buscar qué más podemos hacer para sacar la producción, que vengan inversiones y se generen puestos de trabajo. Sobre la inflación, la deuda y el precio del dólar el gobierno provincial no puede hacer nada.

Publicado en Lejos de Zaimán, Podcast.