“En la cara nos prometían cosas y nada se cumplió”

Jorge Garber es titular del Cámara Tucumana de la Construcción, entidad gremial  que nuclea a empresarios que llevan adelante obras públicas en la provincia. Conversamos sobre el déficit de inversión en obras que deja el gobierno de Mauricio Macri y los desafíos de cara al futuro para el sector.

¿Cuál es la situación del sector constructor de obra pública?

La preocupación más general es el aspecto económico y social; la incertidumbre política del país es el problema de fondo. Nuestro sector atraviesa una gran crisis de larga data, pero de 4 años en un periodo recesivo y  nos está costando ver la luz al final del túnel. Hoy trabajamos en medidas paliativas con el gobierno de la provincia tratando de amortiguar la delicada situación de la empresas constructoras; aun así lo que más nos interesa es tener un plan de obras públicas que genere certidumbre y apunte a parar el desempleo de aproximadamente 9700 obreros de la construcción que están desocupados.

¿Cuánta gente empela el sector en la provincia?

En Tucumán hemos tenido hasta 40.000 obreros y hoy tenemos 5000 activos, con una a simetría tremenda con Buenos Aires. Según el INDEC en el país hay 400.000 obreros, pero el 80% en el área metropolitana. Tucumán esta en los últimos puestos. Esto habla de que la obra pública estuvo concentrada ahí. También en algunas como Córdoba y Mendoza, pero Buenos Aires se lleva casi el 80% del país.

¿Los empresarios tenían otra expectativa con Macri?

Lo que creo es que todos teníamos expectativa de cambio en cuanto a conductas del gobierno anterior que a todos los ciudadanos, trabajadores y empresarios nos llegaban de una manera casi molesta; nos molestaban ciertos actos grotescos que veíamos. Pusimos en alguna medida nuestras esperanzas en un gobierno que prometía, pero nos dimos cuenta que esas promesas se transforman en mentiras. En la cara nos prometían cosas y nada se cumplió.

Nosotros pusimos muchas expectativas ya que teníamos un secretario de vivienda tucumano, un director del Plan Belgrano con rango de ministro también tucumano. Esas expectativas se fueron diluyendo a medida que vimos una lucha cuerpo a cuerpo entre Nación y Provincia. Nosotros en el medio levantando bandera blanca y pidiendo trabajo.

Usted cuestionó los números difundidos por el Plan Belgrano

Yo relativizo totalmente el balance del Plan Belgrano y la Secretaría de vivienda. No los entiendo. ¿Dónde están las obras? Dejen de mostrar números y muestren los hechos. No tengo problema de subirme a  camioneta e ir a ver las obras. El único que nos ha escuchado en parte es el gobierno de la provincia haciendo algo de obra con plata provincial

¿Cómo se organiza el sector de la construcción?

hay empresas publicas y otras que hacen obras privadas; mi empresa ha hecho siempre las dos. Nacimos como ejecutores de obras privadas pero nos fuimos a la obra pública. La CTC nuclea a obras que públicas. Hay una cámara llamada CECOPRIT que nuclea los empresarios de obra privada. Estamos relacionados, tenemos contacto asiduamente porque los problemas muchas veces son los mismos, pero son cámaras distintas y apuntamos a diferentes temas.

¿Qué reclaman desde la CTC?

Nosotros pedimos obras públicas, que van a la comunidad. No es una obra que termina beneficiando en la cadena de valor al empresario, sino que quien hace uso de la obra pública es la gente. Por eso cuando le reclamábamos a los tucumanos que estaban en Buenos Aires en cargos esenciales en la obra pública les decíamos que estaban dañando a los tucumanos en general. Quien se queda sin escuela, casa u hospital es la gente.

¿Cuanta plata debería invertir el Estado en obras públicas?

Vialidad de la provincia hoy tiene el 40% de la red vial en un estado de regular a malo. Para subsanar ese problema se necesitan aproximadamente 20 mil millones de pesos. Para las repavimentaciones pavimentos nuevos, tratamientos urbanos, pavimentaciones en rutas enripiadas,

eso va directamente a la producción, a la caña, a toda la actividad productiva.

A su vez necesitamos obras nuevas también, por ejemplo un proyecto de circunvalación periurbano, que son 13 mil millones más. Luego tenes una gran inversión para los puentes; hay que repararlos, algunos están en estado grave, y se necesitan mil y pico de millones más.

Tenemos un déficit de 20 mil viviendas sociales. Venimos de un proceso recesivo de larga data, que se agudizó con el macrismo, en el que no se hizo nada.

¿Qué expectativas tienen con respecto al cambio de gobierno?

Yo he notado que el gobierno de la provincia ha tenido una concientizacion sobre la falta de obra pública. El gobernador de la provincia llevó a Rosario antes de la PASO al candidato del peronismo 5 puntos, como cada gobernador. Y firmaron un acta con Fernández.  De Tucumán, de los 5 puntos, cuatro son obras: 4 mil viviendas, un plan para programación y planeamiento de la red vial, la red de desagües, canales y demás, el tema de la planta de transferencia del ferrocarril. Es decir 4 puntos que son obras súper necesarias. Hay un compromiso. Mientras que por el lado de la Nación cuando hemos ido a darle a Pichetto un petitorio en la FET cuando vino hace un par de meses nos han terminado diciendo “ustedes no saben”.

Vemos actitudes distintas. Nosotros desde la CTC somos apolíticos. Somos una asociación gremial empresarial,. Nos unimos para tener trabajo. Y al actividad de construcción es multiplicadora. En la encomia regional incide tremendamente. Es la mayor dadora de trabajo. Y es cíclica, es de las primeras que se resiente y de las primeras que arranca. Esperemos que el próximo gobierno ponga entre los primeros requerimientos de su política al obra pública

Publicado en Lejos de Zaimán, Podcast.