El desafío de la unidad y el horror de la herencia que dejará Macri

 

Eduardo Blaustein es periodista y licenciado en Ciencias de la información por la universidad autónoma de Barcelona. Ha publicado en Página 12, Crítica, Tiempo Argentino, y es co autor de un libro fundamental para la memoria sobre la prensa en la última dictadura militar, el “Decíamos ayer”.

En el marco de las repercusiones sobre el discurso de Cristina Fernández de Kirchner en el congreso de CLACSO; y de cara al año electoral que se avecina, conversamos con Blaustein en Lejos de Zaiman sobre la realidad y las perspectivas del peronismo.

¿Cómo la ve en general a CFK en este momento?

A Néstor Kirchner los editoriales de Clarín lo daban por muerto a los 4 meses de gobierno; a Cristina le pasó durante los 8 años, y cuando no la dan por muerta la señalan como peligro para la democracia, entre otras acusaciones.

Cristina hoy sigue, aunque con los límites conocidos, mejora en las encuestas y ya aparece como virtual candidata compitiendo mano a mano con Macri o Vidal. Está presente, pero con una cantidad de desafíos por delante, embromados, complejos…

¿Formará parte de la unidad del peronismo?

Hasta donde llega esa unidad no lo sabemos, hasta donde habrá un espacio massista más conservador, con el riesgo de que eso eventualmente termine en una segunda vuelta y esos votos vayan a Macri, cosa que es más dudoso…

La pregunta es qué unidad sería eso, con que planes. Y no se puede subestimar el desafío tremendo de lo que se va a heredar, ahora sí habrá una pesada herencia.

Otro desafío de los muchos que hay es que si Cristina es la candidata y gana, va a ser una figura conocidísima, va a seguir siendo odiada aunque sea por el 25% de argentinos y ante la herencia recibida, enfrentarse a los poderes reales es difícil.

Es una ventaja que sea conocida, al menos hay una previsibilidad de lo que se puede esperar…

Eso sí, hablando de un escenario en el que se presente y gane, cosa que está en duda. Uno puede decir que la situación económica va a seguir empeorando, no es creíble el pronóstico optimista del gobierno de que va a producirse una V corta.

Pero lo nuevo tiene bastante dimensión, porque pesa la expectativa de los seres humanos de carne y hueso, las personas en general que siempre esperan algo que los sorprenda.

Por un lado es cierto que la familia Macri era conocida por sus negocios con el Estado desde la dictadura, pero lamentablemente le marketing sabe moverse con lo nuevo….

¿Puede CFK mostrarse como lo nuevo en algún aspecto?

Cristina el otro día dio señales en el estadio de Ferro de que busca una cierta novedad (cosa que la derecha política no le reconoció) aunque ambigua, de ser lo más amplia posible.

Ya lo había sugerido en comodoro Py la primera vez que tuvo que declarar e hizo su primer acto, cuando habló de “Ciudadana”, una unidad amplia, mayor apertura, un discurso más suave, de incorporar a todos, pero tiene que afinarse mucho ese discurso para que suene a una Cristina renovada.

De todos modos, por más que lo intente le van a seguir pegando

Se entiende que le peguen desde el poder. Pero también le pegan desde adentro. Porque hay mucha bronca, narcisismos de la diferencia, somos exquisitos, yo mismo me defino así, en un sentido simpático…Yo escribí un libro titulado “Años de rabia”, donde hablaba sobre los discursos del kirchenrismo, centrados en hablarle a la tropa propia…

¿Qué le pareció el discurso de Ferro en ese sentido?

Creo que por la capacidad de oratoria que tiene indudable en su mismo vértigo no siempre afina bien. No fue la mejor formulación lo de los pañuelos. En pleno ascenso de la lucha por el aborto legal y seguro podría haber dicho “los que rezan y no rezan”, y no decirlo así, “Pañuelos verdes y celestes”, no fue una formulación feliz;  a una militante feminista mínimamente radicalizada no le va a caer bien, y tiene razones, porque lo que está en juego son las vidas de las mujeres.

La otra frase fue la de izquierda y derecha, como categorías que ya no existen; podría haber dicho víctimas del neoliberalismo en su pluralidad, o pueblo y neoliberalismo. Izquierda y derecha van a seguir existiendo. Fue un fallido importante. Se entiende que la consigna es “juntémonos”.

Fue muy bueno el discurso que dio en el Senado cuando fue la sesión por el presupuesto

Sí. Ahí citó con mucho sentido de la oportunidad a Perón; ella que no suele citar a Perón porque dice que la tienen harta los que lo citan y no aplican su doctrina.

Pero también la intensidad y la importancia de tomar estas nuevas identidades, feminismo, franja de chicas y chicos de 17 a 30 tienen una potencia, y también las consignas históricas con las que estamos en deuda. Las lucha feministas empezaron hace muchísimo tiempo y las luchas de las veteranas están en las de estas pibas

¿Esas maneras nuevas pueden convivir con las formas más tradicionales de hacer política?

Es parte de un problemón, que es la complejidad de lo social, la enorme fragmentación social donde entra la marginalidad y los movimientos sociales como tema prioritario; lo movimientos sociales tienen que tener un protagonismo en esa unidad, y como algunos son bastante más radicalizados que el peronismo promedio hay múltiples disputas.

Hay que incorporar los movimientos sociales, los feminismos, un discurso ambiental, el kirchnerismo no lo tuvo y recibió críticas legítimas sobre transgénicos, Vaca muerta, el tema extractivista…a CFK no la veo muy decidida a parar la sojizacion porque es un recurso importante para el Estado

No es fácil armonizar tantos sectores…

Es lo que a veces el periodismo no entiende. Es un desafío enorme para la política que se pretenda transformadora incorporar sectores sociales donde hay antagonismo, pobres contra pobres, clase media contra pobres, evangelistas en las capas pobres o medias, como pasó en Brasil…

¿Qué lugar le asignas el posicionamiento que hay que tener frente a la corrupción que es uno de los temas que más cuesta comunicar desde un proyecto popular?

En ese punto sería interesante algo que ayer por más que uno le crea o no a Massa, es lo que hizo Massa y lo mismo que hizo Macri en su campaña. Hay que tirar muchas propuestas, para ahuyentar lo que chicaneó ayer Massa y lo que dijo Felipe Sola, que el próximo gobierno no puede ser de restauración kirchnerista.

Hay que presentarse como lo que quiere construir, no volver al bombo de la Cámpora. CFK decía en Ferro que el viejo modelo democrático nació en la Revolución Francesa, de división de poderes en Legislativo, Ejecutivo y Judicial, y que este no alcanza para las complejidades del mundo de hoy. Por eso ella pedía nueva herramientas institucionales para combatir el riesgo de la corrupción. No le van a creer, le van a decir hipócrita, mentirosa, pero tiene que intentar, tirar propuestas de todo tipo y precisar a qué se refiere con que las instituciones están viejas. Ella tendrá que tirar muchas propuestas, por ejemplo mecanismos para transparentar la justicia. Pero es fácil decirlo en una entrevista o cuando uno escribe; después hacer de eso un discurso creíble y consistente es más difícil.  Es más difícil gobernar que sanatear.

Otro tema difícil es la seguridad

Sí, es un tema delicado. Ayer en C5N Sylvestre y su acompañante intentaban acorralar a Massa sobre la persecución a  dirigentes kirchneristas, con la velocidad que los pusieron presos, y Massa respondía con cierto tono demagógico “bueno, los políticos no pueden tener privilegios, lo importante es atacar la inseguridad…Es más fácil tirar un discurso de seguridad por derecha que por izquierda. A la gente, si es que existe “la gente”, no le alcanza con las respuestas de que las cárceles no sirven, o hablar de la pobreza, o que los pibes delincuentes también son víctimas, todo discursos que comparto pero que a la gente no le alcanza.  Porque la gente está mayoritariamente blindada contra esos discursos progresistas.

Ser original y hablar de inseguridad desde un discurso progresista puede ser un desafío enorme. Por eso hay que incorporar a los movimientos sociales. Nacho Levy, de La Poderosa, tiene una propuesta interesante por ejemplo sobre cómo desde el control territorial, vecinal de la seguridad  podría hacerse política de seguridad sin abonar a las complicidades entre las fuerzas de seguridad y los delincuentes, por ejemplo. Pero es un desafío construir ese discurso con propuestas concretas.

¿El peronismo federal puede confluir con CFK? ¿Es posible reflotar agenda peronista?

La convivencia entre gobernadores más progres o más conservadores se dio durante el kirchnerismo CFK estuvo a los abrazos con Urtubey y Manzur fue su ministro. No es imposible, pero la foto de los gobernadores no necesariamente apunta a una alternativa. El único que tiene un caudal de votos para ser un candidato en la ancha avenida es Massa

Los goberndadores dicen “a la larga vamos a confluir pero ojo que en nuestros respectivos distritos vamos a hacer lo que queremos”. Porque también el federalismo es un debate que nadie se anima realmente a dar. Todavía existe el extorsionar a los gobernadores “dame tu voto y te hago tal puente, cuneta u hospital”. En la capital ves puentes sobre ferrocarriles, hay recursos que despilfarra Rodríguez Larreta, que es un lujo

Hay que rediscutir el federalismo, pero es un nivel de complejidad enorme, cada provincia y ciudad tienen su lógica y su realidad. Hay 70 villas en Mar del Plata, Buenos Aires es un país, Santa Fe es una cosa y Rosario otra…no creo que la política esté en condiciones ahora mismo de dar esa discusión. Pero políticas de Educación, Salud, Vivenda o infraestructura sí debería haber acuerdos entre los gobernadores del peronismo que deberían trazar algunas pocas líneas maestras y hacer de eso un discurso para la campaña.

¿Qué país nos va a dejar Cambiemos?

Va a ser un desastre. Está pasando todo lo que desde nuestro campo pensamos que iba  hacer el macrismo, pero peor. La diferencia es el nivel de intensidad y autoritarismo, está siendo brutal.  El tema deuda externa es una pesadilla. El acuerdo del FMI es solo para beneficiar al gobierno de Macri, pide la plata cuando se va y hay que empezar apagarla cuando se va. Es imposible que Argentina pueda pagar la deuda que está dejando Macri. El único escenario posible es esa renegociación o quita pero si no, el país v, no para el gobierno.