Andrés Asiain: “Para ganarle al macrismo hay que convencer a la sociedad de apoyar un programa alternativo al del FMI”

 

El economista del Centro Scalabrini Ortiz, Andres Asiain se refirió a los indicadores negativos de la Economía y a las razones por las que según él la propuesta macrista es una trampa de la que  costará mucho salir, un esquema basado en la especulación financiera que ataca la producción, el salario con pérdida de valor adquisitivo y golpea con una inflación desbocada, tarifazos insensibles y un mercado interno que se extingue sin compasión. En pleno verano, con algunos argentinos afuera de sus rutinas laborales por estar en periodo de vacaciones Asiain comentó que “la situación de enero es una continuidad de lo que se veía en los últimos meses del año pasado que es una caída muy fuerte de la actividad económica. Todo esto es el resultado de una decisión que tomó el gobierno cuando firmó el acuerdo con el FMI, que es tratar de reequilibrar ciertas cuentas externas de la economía y fiscales usando como variable de ajuste la producción, el empleo y los ingresos de la población, parte de una estrategia económica. En  la visión del FMI la economía Argentina es algo a sacrificar en nombre de ciertos equilibrios macroeconómicos. Entonces, desde el gobierno de Cambiemos encararon una fuerte devaluación para licuar las Lebacs, para así disminuir el ingreso de la población y que entonces no puedan ahorrar y no pueda comprar dólares, para que no se puedan ir de vacaciones y entonces no gasten en Turismo en el exterior. Para que haya menos consumo, entonces se vendan menos autos, se importen menos autopartes, las empresas no inviertan y esto haga que no se importen bienes de capital. Este esquema en teoría sirve para equilibrar la cuenta de turismo y la cuenta comercial, pero el costo es bajar la calidad de vida de la población. Con resultados sociales como los que vemos”.

Asiain explicó que este modelo que lleva adelante el presidente Macri “tiene dos debilidades, una es política, porque es difícil validar una propuesta así en elecciones, y la segunda es que todo el plan de ajuste no alcanza para resolver el problema del pago de la deuda. O sea equilibra balanza comercial y de turismo pero no llega a tener un superávit tan grande como para generar la plata para pagar toda la deuda que tomaron estos años. ¿Qué se hace entonces? se garantiza con la plata del FMI, pero para los años próximos no hay fuente asegurada para pagar la deuda, entonces la política de endeudamiento sigue siendo insustentable aun con todo este ajuste, y esa es la otra debilidad. Esa debilidad económica y financiera va a implicar que el próximo gobierno va a tener que hacer una re estructuración de la deuda, sea con acreedor privado o con el FMI mediante una nueva negociación. Porque realmente hoy no tiene plata para pagar”.

¿Dónde estuvieron las fallas de la propuesta económica?, Asiain respondió que “La voracidad financiera y la política especulativa de endeudamiento fue tan bestial en estos años que por más que inventen una máquina de hacer carne y luego vendan hamburguesa no alcanza para pagar semejante chorizo de plata que tomaron prestado y que encima se la fugaron, tomaron deuda para  financiar la fuga de capitales y no para invertir en sectores que luego permitiera pagar esa deuda. Esos 60 mil millones de dólares que se tomaron se fueron en fuga de capitales y algo de acumulación de reservas. Ahí está toda la plata de la deuda. Hoy el poder real lo tiene el FMI, y defiende los intereses de los bancos extranjeros y los intereses geopolíticos de las potencias y algunas de sus corporaciones. Los empresarios locales están en una situación muy mala, si se frena la obra pública, eso hace que se caiga la construcción, como cayó un 15 por ciento el último mes, no favorece a las empresas constructoras. En ese contexto también se vende menos en los supermercados, tampoco le gusta al sector automotriz que se vendan menos autos. Acá ganan los bancos, las empresas de servicios públicos vinculadas al tema energético, alguito los exportadores de sectores primarios mientras dure el dólar alto y no mucho más”.

Consultado sobre lo que pueda esperarse durante los próximos meses y la posibilidad de que el gobierno tome alguna medida que active la economía, el académico reflexionó que “lo que pase en estos meses va a depender de cómo el gobierno pueda negociar con el FMI, si el FMI relaja la meta de reserva para más adelante y la política del dólar libre y le permite al gobierno planchar el dólar hasta las elecciones, y a eso sumar la plata del ANSES para hacer los créditos de Argenta para tirarle 10 mil pesos a cada uno de los que cobran la AUH y hasta 80 mil a jubilados, se puede  generar cierto boom de consumo, los bancos oficiales darán un crédito más flexibles, y también las aseguradoras que quieren que den algunos créditos. Incluso este proyecto de reemplazar las indemnizaciones por un fondo de cese laboral es para generar una reserva que le permita al gobierno contar con plata para algunos programas y políticas. Esas son las posibles cajas que pueden usar por fuera del presupuesto”.

Al cierre de la nota explicó que para la concepción y la cosmovisión macrista “la economía implica el sufrimiento del pueblo, una economía donde la gente gana más, consume y vive tranquila para ellos es un error, es el diablo, una locura. Solo una élite dominante puede tomarse unas vacaciones como las que se toma el presidente en el sur, no? Ellos hicieron un laburo cultural para hacer que muchos trabajadores piensen como ellos”.

En cuanto a la posibilidad de derrotar al macrismo en las urnas Asiain dijo que “lo que tiene que hacer la sociedad Argentina para convencer es discutir proyecto de futuro. Cuál es el programa alternativo al del FMI. Entonces hay que discutir alternativas. Porque gane quien gane va a venir el FMI y va a decir este es tu programa económico. Y nosotros tenemos que tener otro, uno que beneficie a las mayorías”.