Analía del Franco: “la gente ve al dólar como eso que indica si vamos bien o mal”

Analía Del Franco es socióloga y consultora de opinión pública. Realiza estudios cuantitativos y cualitativos sobre intención de voto, expectativas sociales, impacto de políticas públicas, entre otros. En forma bimestral publica una medición a nivel nacional en poblaciones de más de 20000 habitantes. A partir de los resultados obtenidos en el estudio de octubre, reflexionó sobre sus principales resultados, con el 2019 a la vuelta y todo el mundo especulando sobre la situación del gobierno de Cambemos y la proyección del peronismo.

¿Cuáles son los datos más relevantes que obtuvieron?

Medimos las expectativas. Y encontramos que la mayoría mantiene un humor social negativo, con expectativas muy bajas, si bien respecto de septiembre hacia octubre la curva, la tendencia descendente, se frenó. De la misma manera pasó con el propio presidente: la curva que viene desde diciembre de 2017 en descenso, en este último mes se frenó.

¿Por qué?

La asociación que hacemos es que se había ido recrudeciendo desde mayo con la crisis del dólar, pero ese tema, el dólar, ahora salió del discurso público; la crisis cambiaria se estabilizó, pero está ahí, consideramos que es superficial. Lo que se calmó fue esta cosa de espuma y neurosis que genera estar pendiente del dólar. La mayor parte de la población, aunque no compra, ve al dólar como indicador de su vamos bien o mal.

¿Y en cuanto a la intención de voto?

Preguntando por intención de voto, hay un indicador de preferencia porque falta mucho tiempo. Pero hay dos expectativas importantes frente a 2019. Una es si la economía se mantiene estable, si la inflación para, y la otra es qué pasa con la oposición, que también da noticias todos los días; hasta hace 20 días estaba totalmente atomizada y ahora hay al menos fotos de un peronismo que parece que se quiere unir.

¿Hoy qué entiende la gente por oposición? ¿Cristina? ¿Peronismo? ¿O es difuso?

La oposición es mayoritariamente el peronismo. Y aparece la izquierda con el FIT porque es el que tiene más volumen a nivel nacional. Pero no se racionaliza tanto. La definición aparece cuando uno pregunta por intención de voto; la opositora más fuerte es Cristina. La tenés ganando en primera vuelta por 4 o 5 puntos. Sin embargo ella también hizo un movimiento después de los cuadernos. Antes de los cuadernos hacia llegado a 35% de intención de voto, casi 10 puntos más que Macri. A Cristina la golpeó el tema porque se mantiene en los medios y las redes. Macri retiene la mitad de su voto 2015, CFK dos tercios de los que dicen haber votado a Scioli, lo que muestra una composición de voto, el de CFK con mayor fidelidad. En esta medición observamos un leve crecimiento de Sergio Massa (+ 3 puntos) y decrece también levemente el peso del voto negativo e indeciso, dado la baja significación estadística habrá que continuar monitoreando.

¿Qué es lo que hizo que hoy baje y esté en 29 o 30 puntos?

Son aquellos que en 2015 votaron a Macri habiendo sido votantes del peronismo pero dijeron “apuesto a cambiar” y hoy están arrepentidos. Ella en ese lapso después de los cuadernos pierde este porcentaje que había recuperado, pero no lo capitaliza otro, sino que se vuelve voto indeciso. Entonces hay para pasar en limpio tenemos a cristina en 29 puntos, 26 Macri, casi como lo que sacó en octubre de 2015, entre 10 y 12 Sergio Massa y entre 7 y 8 Urtubey.

¿Hay escenario de ballotage?

Si, y en escenario están en situación de empate. Comparando con la medición septiembre, CFK estaría recibiendo menor caudal de votantes en primera vuelta de Juan Manuel Urtubey y de Sergio Massa. Acá podría impactar el efecto del descenso de la imagen positiva de CFK. Incluso los votantes de Del Caño resienten su voto hacia CFK, si bien no optan por Macri, se mantienen en indecisión o voto negativo, el cual también crece para el total de la muestra.

En el estudio publicado por ustedes se advierte que el 46% de los encuestados cree que la situación económica empeorará y el 67% cree que la inflación seguirá.

La inflación es el tema. Va atado a todo. A partir de eso viene todo. Aunque la inflación parara, ya se produjo la pérdida de calidad de vida, aunque hay un acostumbramiento también…

En cuanto a las motivaciones para el voto, uno puede ver lo real que pasa en la casa de cada uno, y lo del humor social. Yo me inclino por pensar que el voto es por lo que pasa en la casa, lo económico; lo del imaginario y el humor social a veces confunde y se confunde el propio electorado.

En otro estudios cualitativos lo que se ve es que hay un discurso del gobierno nacional que entró en la población que es que somos un país que si no se hace algo drástico nos vamos al muere, es un precio que hay que pagar…sobre todo en sectores medios, que dice “basta de una política populista”, pero al mismo tiempo se quejan de que no hay trabajo

¿Impacta en la opinión lo del FMI?

Impacto la deuda, y toda la cuestión del endeudamiento, que es un círculo vicioso, tenemos que pedir para pagar…ese fue un momento en que el gobierno nacional recibió un golpe.

¿Cómo se da la segmentación por edad y género de personas que siguen apoyando al gobierno?

En los últimos años se veía que de 45 años hacia arriba apoyaban a Cambiemos. Para abajo al kirchnerismo. Hoy levemente hay movimientos. Veo dos que me llaman la atención. Los jóvenes están más mixturados, no todos los jóvenes con el kirchnerismo. Pero también hay que reconocer que CFK no está realmente como candidata. Pero algo más interesante es que CFK nunca fue favorita entre las mujeres. No era candidata votada por mujeres. Pero ahora en su composición hay más mujeres que varones

¿Tuvo que ver con su posición sobre IVE y derechos de las mujeres?

Eso puede ser en sectores medios. En otros más una cuestión de que ella se aflojó; está más accesible, más cercana, más par.

¿Y en cuanto a la distribución territorial?

Hay diferencias. La mayor diferencia está en el Gran Buenos Aires, donde el peronismo tiene la mayor fuerza; después en CABA predomina el oficialismo, y en el resto, si bien es más Cambiemos que peronismo, hay secciones electorales como la costa atlántica, donde el peronismo está fuerte. Lo más notorio es CABA y Córdoba con Cambiemos y el Gran Bs As con el peronismo.