¿Cómo se están usando las redes en la campaña política tucumana?


Cristian Faralle, es comunicador, periodista, planificador y especialista en Comunicación Política. Compartió con Lejos de Zaimán una reflexión acerca de cómo se está trabajando la comunicación política/electoral en el marco de la campaña 2019 en Tucumán. “Faltan poco más de dos semanas para elecciones provinciales y podemos sostener que no ha habido grandes cambios en la manera de hacer comunicación en cuanto a redes. No hubo grandes cambios en los últimos años, desde 2015 hasta ahora el que ha llevado el timón y la delantera a nivel nacional fue CAMBIEMOS. No es un dato menor porque al no haber generado ningún tipo de disrupción Cambiemos en cuanto a su comunicación tampoco lo han hecho el resto de los partidos que hoy pugnan por un lugar en la gobernación, intendencia, cargos legislativos, etc”.

El uso de las redes hoy es fundamental para cualquier candidato y figura pública, según Faralle también lo es para los mismos comunicadores que se enfrentan a maneras novedosas de ejercer la profesión y establecer vínculos con los grandes públicos, “nos encontramos ante una situación de gran oportunidad de mostrar un trabajo distinto a lo que marcan las estructuras más grandes y los modos de trabajar anteriores. Y no se está haciendo. Y puede pasar por dos cosas, primero porque puede haber miedo a pensar una instancia superadora. Y no se hace para seguir un modelo considerado efectivo. Pero hoy ya cansa la repetición, cuando uno ve las diversas redes da una idea de más de lo mismo. Nadie se diferencia y muy lejos de esa idea donde se creía que las redes promovían diálogos y conversaciones, eso no está pasando”.

Sobre las razones Faralle explicó que “hoy todas las redes de los candidatos trabajan de la misma manera, mostrar cercanía con los públicos a través de fotos, videos, salidas, actos, etc y los opositores a lo sumo las usan para criticar acciones de gobierno a través de las redes, como si fuese una vocería oficial y nada más que eso. No se ven instancias en las que la gente pueda dialogar con funcionarios, eso no está pasando hoy. Y tal vez sería constructivo y saludable que sí sucediera. Sería una instancia superadora. Hablamos de construir espacios comunicacionales de ida y vuelta entre el candidato y el público objetivo. Pero, para que eso pase, tiene que haber una política pública de fondo que pueda resolver las demandas que surgen en esas interacciones. Sino la experiencia queda en mera declamación de voluntades individuales”. Luego matizó diciendo que “entiendo que en un contexto lleno de trolls eso se vuelve difícil, también” para agregar un factor que obstaculiza ese salto cualitativo de la experiencia de uso de redes en comunicación política.


Le consultamos ¿Qué está pasando con las redes de los candidatos específicamente en Tucumán? y Faralle aseveró que “el gobernador Juan Luis Manzur es el que más seguidores tiene en todas las redes. No dice mucho más que eso el dato. Tener seguidores no garantiza nada, ni se traduce en votos. Lo importante es la interacción y ningún candidato en Tucumán interactúa con los públicos. Sí creo que a dos semanas de las elecciones provinciales seguimos replicando modelos como el de CAMBIEMOS de hace 4 años. Eso hace que sea muy difícil entusiasmar a los públicos que ya están agotados de ver lo mismo. Hoy nadie está experimentando cosas nuevas, es una pena porque no hay un desafío para los comunicadores. En general los equipos locales están a un costadito esperando que desde las consultoras de Buenos Aires les digan (les bajen línea) sobre qué tienen que decir. Quizá sea momento de repensar el rol de los comunicadores y preguntarnos si vamos a ser meros replicadores de modelos generados en otros contextos y otros espacios o vamos a recrear una propuesta novedosa”, cerró.

Publicado en Lejos de Zaimán.